Compartir
Keiko, presidenta de la República

Keiko, presidenta de la República

El camino pedregoso que se le presentaba a Keiko en su marcha al Palacio fue limpiado con esmero por el JNE. Su tarea lo hizo de una manera eficiente sin ningún desparpajo. Sacó de la carrera electoral a Acuña, quien tenía gran acogida en los sectores C y D, bastiones del fujimorismo.

Eso podía restarle votos a Keiko. Sacó a Guzmán, él tenía bastante aceptación en Lima, principalmente en los jóvenes. En ese ámbito, Keiko no quería competidor alguno, más si era un rostro nuevo. Ambos candidatos levantaban el mismo programa económico de la candidata de Fuerza Popular (modelo económico neoliberal), pero con ciertas matices.

Eso despertó interés en la población. Tal es así, que en momentos determinados ocuparon el segundo lugar en las encuestas. A keiko se le encontró obsequiando dinero mediante terceros, pero no se le aplicó la ley electoral con la misma drasticidad que se hizo con Acuña.

El JNE increíblemente manifestó que el dinero no era patrimonio de la candidata y que esa entrega no se hacía en un acto político, sino cultural. De la misma, manera pasaron por alto las faltas de PPK y Alan. Y de yapa bajaron a última hora, contraviniendo la Ley, la valla electoral al 5% para beneficiar al APRA. Con estos hechos el proceso electoral tuvo un olor nauseabundo, el fraude se estaba realizando para favorecer a Keiko.

Los demás candidatos, como no eran tocados, se hicieron de la vista gorda, querían beneficiarse con los despojos de los expectorados, y lo consiguieron.

Estos siguieron en la carrera electoral, pensaban que si no ganaban, aunque sea podían meter unos cuantos congresista y de paso se marqueteaban para las elecciones del 2021.

Actitud egoísta y mezquina en especial de las fuerzas progresistas. Si se retiraban en el momento oportuno se le dejaba “tirando cintura” a Keiko, PPK y Alan. Se hubiera denunciando al mundo el fraude electoral. Y como acción de lucha se hubiera fomentado sendas movilizaciones promoviendo el voto viciado.

Los cuales hubieran cambiado el curso de la historia. Sin embargo, los candidatos con su presencia legitimaron el proceso electoral y por ende sanearon la elección como presidenta a Keiko Fujimori.

Su elección como tal, está cantado y con una mayoría absoluta en el Congreso. Con la promoción del voto viciado que recién lo viene fomentando el sector antifujimoristas contribuirán, sin querer queriendo, la elección de la representante de la mafia fujimontesinismo. Lo que queda, no es ir a llorar a la playa sino comenzar a organizarnos desde abajo, para contrarrestar la violenta represión que implementará Keiko con el fin de profundizar el modelo económico neoliberal.

Todo aquel que alcen su voz clamando justicia será reprimido salvajemente, lo vemos en Hondura, México, Guatemala….donde las fosas comunes son el pan de cada día. El fascismo ya viene mostrando su rostro en el mundo, la “democracia” no le sirve como herramienta a los grupos de poder para contener la ola protesta de los disconformes.

Dejar un Comentario