Compartir
EL DESCUBRIMIENTO DE CHAVIN POR TELLO

EL DESCUBRIMIENTO DE CHAVIN POR TELLO

El sabio Julio C. Tello ha sos­tenido que gente venida desde la Amazonia escaló el flanco oriental de los Andes y desarro­lló la cultura Chavín.

Y   uno de los argumentos sería el de encontrar con mucha fre­cuencia representaciones del felino en el arte lítico de Chavín.

En 1934 con el descubrimiento que hizo Tello, la cultura Chavín comenzaría a ser reconocida en su real importancia.

Tello señala que en unos de sus viajes “Extraje de ese filón de basura y de otros pisos más bajos, situados en el subsuelo de las construcciones megalíticas, un rico e ilustrativo material de alfarería negra azabache, bien pulida y brillante como la loza; alfarería brunácea-chocolate y alfarería de color vivo, con las ornamentaciones incididas y gra­badas tal como aparecen en las mejores estructuras de piedras de este maravilloso arte Chavin.

Acerca del fin de la cultura Chavín que tuvo lugar en el año 327 antes de Cristo, Pablo Macera expresa “no sabemos las causas específicas que rompieron la unidad cultural andina creada por Chavín …”

El arqueólogo Daniel Morales Chocano comenta “tal creencia dentro de una nueva economía basada en la Agricultura, debió ser encaminada ya no a las repre­sentaciones ligadas a las activida­des de caza y recolecta, sino a la, representación de personajes p dioses que se relacionan coir el proceso de la agricultura …”

En este proceso debió existir un mediador entre los dioses o el dios y el hombre, debiendo ser el “sacerdote” “brujo o Sahmán” que se encargara de organizar litúrgicamente los ritos.

EL TEMPLO TEMPRANO O DEL LANZON MONOLITICO

Esta estructura pertenece a la primera fase del desarrollo del complejo religioso levantado en Chavín.

Es también conocido como el Templo del Lanzón, debido a que en lo más profundo del Tem­plo (subterráneo) y en su parte central, los sacerdotes ubicaron a la Gran Imagen (según Rowel) al Lanzón Monolítico.

LAS CABEZAS CLAVAS

Las cabezas clavas eran cono­cidas como los guardianes del Templo, tienen un carácter escultórico y con seguridad tuvie­ron una función más que orna­mental.

El sabio Tello supuso que eran “imitaciones simbólicas de crá­neos degollados de los enemigos vencidos, aduciendo que tal cos­tumbre estaba muy cimentada entre los cazadores de la Amazo­nia. Se trataría de cabezas trofeo reproducidas en piedra”.

LA PORTADA Y LA CORNISA DE LOS CONDORES

Ambas fueron descubiertas en 1955; y sobre las dos columnas de la portada descansaba la famosa cornisa de los cóndores.

LA “PACCHA” MAS ANTI­GUA: EL LANZON.

El lanzón monolítico repre­sentaba a la divinidad suprema. Estaba pendiente del techo pese a su enorme peso y adecuada­mente entraba entre las lajas de piedra.

LAS GALERIAS

Lumbreras describe que “cuando se ingresa al templo de Chavín se tiene la sensación de entrar en un mausoleo lleno de fantasmas feroces. Las galerías son angostas, altas, frías; es fácil perderse en ellas …” Al centro, hay un cuchillo gigantesco tallado de piedra como caído del cielo, y clavado en lo profundo de la tierra … tiene más de 4 metros el Lanzón”.

EL CASTILLO O TEMPLO TARDIO

“El edificio consta de más de tres pisos de manpostería y con­tiene enormes bloques de granito que debieron ser transportados desde otros lugares, por lo que no existe en la región piedras de esta clase.

Se conoció por mucho tiem­po como el Castillo al Templo Tardío por ser un edificio cons­truido íntegramente de piedra. El conjunto mide 75 por 72 metros y un máximo de 13 metros de altura sus muros exteriores.

LA ESTELA DE RAIMONDI

Es considerada como la más famosa de las piezas del arte lítico y la que suele ser llamada patrón del estilo Chavín. Fue descubierta por el sabio Antonio Raimondi. La piedra mide 1.95 mts. de alto por 74 cms. de ancho y su espesor es de 17 cms.

La estela de Raimondi se en­cuentra en Lima, en el Museo Nacional de Antropología.

Dejar un Comentario