Compartir
Lamentablemente, no deberíamos votar por Julio Guzmán

Lamentablemente, no deberíamos votar por Julio Guzmán

En el clásico libro Ingeniería Constitucional Comparada, Giovanni Sartori explica las diferencias entre sistemas políticos presidencialistas y semi-presidencialistas. El Perú es un claro ejemplo de un sistema híbrido, puesto que somos un presidencialismo en donde el Presidente de la República necesita una mayoría en el Congreso para poder gobernar.

Viendo ello, es absurdo que nuestra decisión para votar sólo esté enfocada en las cualidades profesionales o personales de los candidatos presidenciales. Hay que evaluar la totalidad del sistema político y analizar qué hará ese candidato sin un partido sólido y sin experiencia parlamentaria. Es por este motivo que considero que no es viable elegir candidatos como Julio Guzmán, autodenominado “outsider”, puesto que, como ha explicado el importante politólogo Charles Kenney, los “outsiders” no tienen partidos y, por tanto, o bien llaman a Asamblea Constituyente para lograr mayoría parlamentaria, o bien caen en un desgobierno total al no tener el apoyo partidario necesario. De este mismo modo, tampoco es viable elegir candidatos que no construyen lealtades partidarias, como es el caso de Acuña, que está aglomerando oportunistas que luego se convertirán en los nuevos mercenarios de la política, debido a que el dinero podrá comprar consciencias en el corto plazo, pero no en el largo plazo. Esto lo explicó Nicolás Maquiavelo en El Príncipe hace siglos atrás.

Esto demuestra que en la política peruana, tal como está diseñado el sistema hoy, de nada valen los “galones” y el CV de un candidato, puesto que debemos erradicar la idea de que él en sí mismo podrá hacer los cambios necesarios. El Presidente no gobierna solo, lo hace con el Parlamento. Un Presidente sin mayoría (Fujimori 1990) siempre tendrá un gabinete de ministros censurado y un gobierno inestable. Es lo mismo que hoy vemos en la Argentina. Mauricio Macri ha ganado las elecciones, lo cual es esperanzador, pero los seguidores de Cristina Fernández de Kichner tienen mayoría parlamentaria, por lo cual los analistas políticos coinciden en que las grandes reformas que desea hacer Macri serán no solo difíciles, sino casi imposibles. La política, de este modo, no solo es esperanza, sino una situación de posibilidades reales.

CARLOS EDUARDO PÉREZ CRESPO

Dejar un Comentario