Compartir
Las Lineas de Nazca

Las Lineas de Nazca

PAISAJE “LUNAR”

Los dibujos están ubicados a lo largo de casi 50 km. abarcando hasta 4 pampas (Palpa, Ingenio, Nasca y Socos). Se hallan entre los Km. 419 y 465 de la Panameri­cana Sur.

Según estimaciiones de María Reiche y del arqueólogo Alejan­dro Pezzia, las líneas cubren un área de 350 Km2.

La región es una de las más secas del mundo y se encuentra a unos 400 Km. al sur de Lima, y a 50 Km. al Este del mar.

Pablo Macera indica que aso­ciados con estos diseños existen 40 plazoletas con diversas formas (triángulos, trapecios).

Se supone que tales construc­ciones tuvieron un carácter cere­monial.

LOS 32 GEOGLIFICOS: 500 Km2

Las figuras suman más de 32, pudiendo dividirse en animales marinos y terrestres, figuras humanas y geométricas.

Los dibujos se ha hecho en una escala extraordinariamente gr an­de. Entre los mayores destacan el Lagarto (180 m), el Pelícano (135 m), el Cóndor (135 m), el mono (90 m), la araña (42 m)

Los animales son: mamíferos (la ballena, el perro, dos llamas),

aves, (garza, grulla, pelícano, gaviota, patillo, colibrí, loro), íeptiles (lagarto, lagartija, igua­na, serpiente), peces (dos ejem­plares no identificados) e inver­tebrados (araña y acaso el cara­col).

Las figuras vegetales, corres­ponden al árbol de huarango, la raíz de la yuca, el cochayuyo, el alga varec, el cactus (flor).

La dimensión de las figuras es formidable. María Reiche la matemática alemana que ha estu­diado los geoglifos de Nasca por más de 30 años no deja de mara­villarse. Describe que “hay un ave tan grande que uno se coloca en la punta de un ala, y no ve ni la cabeza, ni la otra ala. Tan solo ve unas pocas líneas sobre el suelo, empero no puede percibir lo que es en su conjunto, pues no se identifica nada, ni la cabeza, ni el pico”.

“PROEZA DE SERES SUPERIORES”

La Reiche captó lo portentoso de esta obra, y así, como los Nas- cas, hace 2 milenios acompaña­ban en solemnes y abigarradas ceremonias mágico-religiosas, el inicio del año, la danza impertur­bable de las constelaciones “divi­nas”, la luna llena, el inicio del verano, el invierno, etc. La Rei­che sigue inseparable de la tierra donde se marcaba el tiempo, se auscultaba el devenir del tiempo, del pueblo, de su mundo com­puesto por 3 elementos funda

mentales: tierra, agua y fuego, que también juntaron en su fina y colorida cerámica.

 

FIGURAS Y CONSTELA­CIONES

Illescas propone una serie de relaciones entre las constelacio­nes del hemisferio sur y los geo- glifos de Nasca.

Como ya hemos señalado la fi­gura del “mono” correspondería esencialmente a la constelación del Escorpión. La figura de la “araña” podría ser identificada con la constelación del Navio. El triángulo se encontraría inscrito dentro de la constelación del Can Mayor.

En el caso de la figura del “pá­jaro fragata”, indica que tal geo- glifo -que tiene la forma de un pájaro con las alas desplegadas y mide 120 metros de enverga­dura- tiene el pico orientado hacia el norte, en el lugar que le correspondería en el planisferio norte. En su trazo han sido toma­das en consideración las conste­laciones Pavo real, Indio, Grulla, Microscopio, Aerostato y Pez Austral; dos estrellas de Acuario y una de Tucán.

LOS ESPEJOS ASTRONOMI­COS Y LA “INVERSION” DE LAS CONSTELACIONES

Los astrónomos andinos utili­zaron desde el Precerámico la Observación Astronómica por Espejos.

Tal hecho se demuestra en los numerosos recipientes de piedra “pocitos” hallados,en superficie. De tal forma gravaban en piedra los principales puntos brillantes que emitían las estrellas de diver­sas constelaciones.

Carlos Milla explica “que nuestros antiguos astrónomos proyectaban en las pampas las constelaciones que veían en el cielo, aplicando principios sim­ples de reflexión óptica”.

Esta acción provoca que la imagen captadas en “pocitos” resulte invertida, de igual forma como sucede cuando nos mira­mos en el espejo, los objetos situados a la derecha se ven a la izquierda y viceversa.

Agrega que “si varios opera­dores con sus espejos de agua ubican simultáneamente el zenit o punto de proyección de cada una de las estrellas de una conste­lación, pueden obtener una pro­yección aproximada de la conste­lación sobre la pampa. Esto es lo que representaría la cerámica nasquense”, quienes por medio del invento de la cerámica habían conseguido trabajar con finos “espejos portátiles”, superando a los líticos estáticos.

Para graficar su hipótesis Car­los Milla muestra una foto correspondiente a un ceramio de cultura Nasca, donde se puede ver claramente representada por la técnica del espejo a la constela­ción de la Cruz del Sur. La orien­tación de la Cruz aparece inverti­da, por el fenómeno anterior­mente detallado. (Ver lámina LXXXV del libro “Paracas” de J.C.Tello).

LA CRUZ DEL SUR: CONSTELACION RECTORA

Según Milla la constelación rectora del trazado de las líneas de la Pampa de Nasca es la Cruz del Sur, “por serlo del mundo andino”.

Fundamentándose en la inver­sión de las figuras reflejadas indica que “si observamos el mapa estelar del Hemisferio Austral, en el que aparece la constelación de la Cruz del Sur, vemos como ésta se encuentra debajo de la constelación del mítico Centauro – la “llama celestial” – cuyas dos “patas delanteras” vienen a ser las estre­llas Alfa y Beta de Centauro, que son las guardas o las guías y pare­cen señalar hacia la Cruz. “La mitología andina ha represen­tado a este par de estrellas guías como los ojos de la llama madre”.

Nuevamente si observamos el mapa estelar austral “vemos que en el cielo la constelación “mono” se encuentra a la izquierda del eje mayor de la Cruz del Sur. Si observamos el mapa de María Reiche, de los geoglifos que han sido dibujados sobre la Pampa de Nasca, se con­templará que la figura reflejada del mono se encuentra a la dere­cha del alineamiento que repre­sentaría a la Cruz del Sur, es decir, invertida

Dejar un Comentario