Compartir

Laguna y Pampa de Junín

Saliendo de La Oroya con di­rección a la ciudad de Junín, hay que ascender por una carretera abrupta, afirmada, hasta los 4,280 metros de altura. Luego se baja en curvas de amplio desa­rrollo a la histórica Pampa de Junín.

De lejos se observa el gran obelisco levantado en homenaje a la victoria de Junín. En el inte­rior de la base de este monu­mento se instalará un Museo de Sitio.

Ya la inmensa pampa no es so­litaria como en la época de la batalla. La cruza no solamente la carretera -que es la ruta obligada hacia Cerro de Pasco, Huánuco,’ Tingo María y Pucallpa; punto este último que es un puerto flu­vial con salida al Atlántico-; sino también la línea del ferrocarril a Cerro de Pasco; y las grandes torres de los cables de alta ten­sión que conducen la energía generada por las centrales hidroeléctricas del Mantaro.

Asimismo, los campesinos de la pampa han desarrollado una importante ganadería, sobre todo ovina, aprovechando los pastos de la gran planicie. Se les puede ver embozados en sus pon­chos grises conduciendo sus majadas a través de los senderos de la pampa barrida por el viento helado.

En medio de esta vastedad amarillenta aparece la grandiosi­dad azul y quieta de la Laguna de Junín. Marc Durojeanni, desta­cado entomólogo e ingeniero forestal que ha realizado impor­tantes estudios en la zona, mani­fiesta en uno de ellos: “Pocos suponen, cuando recorren la pol­vorienta y desagradable cairé- tera que atraviesa la pampa de Junín, que el inmenso lago que se insinúa a todo lo largo de dicho tramo es el area de vida silvestre más rica de toda la Sierra alta del Perú, con la sola excepción del Lago Titicaca. El lago de Junín,

también llamado Lago de los Reyes o Chinchaycocha, con­grega una población de aves acuáticas estimada en más de un millón de ejemplares, existiendo además numerosas aves, mamí­feros y batracios, en las zonas cir­cundantes. Tampoco es comun­mente conocido que el lago de Junín representa una importan­tísima fuente de trabajo y de riqueza, para las poblaciones campesinas que lo circundan, y mucho menos, que existe un plan desarrollado que haría de este lago uno de los más importantes centros turísticos y recreativos de la Sierra del Perú”.

En la histórica pampa sobre los 3,500 metros de altitud, no solamente abundan los rebaños de aunquénidos sino que son muy favorables las condiciones para el desarrollo de la caza deportiva. La laguna ofrece igualmente grandes atractivos para el turismo en general y para la caza en particular. El plan con­tiene la forma de controlar esta caza y la de fomentar el desarro­llo de su rica fauna.

En medio de la pampa inmen­sa se encuentra enclavada la ciu­dad de Junín, capital de la pro-, vincia del mismo nombre, declarada “Heroica Villa de Junín”’ por el Libertador Simón Bolívar.

Se halla enclavada a 4,105 me­tros de altura sobre el nivel del mar. Tiene un clima frígido y sin embargo casi siempre luce un cielo azul lleno de sol.

La gran mayoría de sus casas son de adobe con techos de cala­mina o tejas, sus calles son angos­tas y hay algunas avenidas.

Pasando Carhuamayo un tre­cho más se ingresa al territorio del departamento de Pasco, en dirección a Cerro de Pasco.

En el trayecto de La Oroya a Junín se encuentra el desvío que conduce al famoso pueblo de tejedores de San Pedro de Cajas. (Es un distrito de la provincia de Tarma. No obtante, el acceso es más corto por esta vía). Se halla a 55 kilómetros de La Oroya, exactamente a la altura del kiló­metro 229. Allí se pueden adqui­rir las alfombras, frazadas, man­tas, ponchos, tapices, etc.; artí­culos cuya maestría los han hecho famosos en el país y en el extranjero. (El Hotel Sheraton de Lima luce innumerables de estas alfombras y tapices en todos sus salones y dormitorios).

Dejar un Comentario